En los años sesenta del siglo XX, Miguel Mujica Gallo, fruto del continuo incremento de su colección privada hecha a lo largo de su vida, crea una Fundación que lleva su nombre y que administra el igualmente creado por él, el Museo Oro del Perú y Armas del Mundo, ubicado en el Distrito de Santiago de Surco, en Lima, Perú.

El edificio de dos pisos que contiene esta colección está hecho en concreto armado y su ingreso se realiza a través de una bóveda de seguridad al estilo de una gran caja fuerte de un banco.

Otros Destinos