La Chacra tiene como finalidad mostrar la cultura de la naturaleza a través de actividades y talleres, donde el niño y educando participa en forma interactiva. El niño que supera su ansiedad de tocar a un gusano y le da un nombre, se ha encariñado del gusano. Y se interesa del medio ambiente que sostiene la vida del gusano.

No solo por razones científicas sino por las personales. Ahora conoce al gusano y quiere que sobreviva. Si le hablamos a un niño de la escuela primaria sobre el calentamiento global, la destrucción del hábitat, la contaminación de los ríos y mares, el cambio climático, etc de estos temas complejos, corremos el riesgo de asustarlos y llenarlos de miedo e indiferencia.

Debemos conectar a los pequeños, primero a través de experimentos alegres, vivenciales y lo mas sencillos posibles. Somos un país con una biodiversidad tremenda, sino preparamos a futuros ciudadanos que tengan sensibilidad y conocimientos hacia la naturaleza, no pretendamos que cuiden y aprendan a a valorar lo nuestro.

Otros Destinos